9/9/18

Luminarias

El cielo oscuro de La Palma

En el colegio Santo Domingo de Guzmán, durante el curso 2016-2017, iniciamos un trabajo de investigación acerca de la calidad del cielo nocturno en Santa Cruz de La Palma, con la utilización de un fotómetro de mano SQM y uno de los fotómetros TESS-W de la Universidad Complutense y el proyecto europeo Star4all, que instalamos en nuestro colegio gracias al grupo universitario que dirige el doctor Jaime Zamorano, sin cuya ayuda y consejos no hubiera sido posible ni este estudio ni el cambio de luminarias que se llevó a cabo.


Las medidas realizadas por los alumnos y la comparación estadística entre dichas medidas dieron como resultado una comunicación científica que los alumnos de 4º de la ESO de nuestro colegio presentaron en el congreso Starlight 2017, que tuvo lugar en Santa Cruz de La Palma del 18 al 21 de abril en el teatro Circo de Marte de la capital de la isla, junto con otros alumnos de varios institutos de La Palma.
En las medidas realizadas en nuestro estudio de la oscuridad del cielo nocturno apreciamos, de manera notable, la diferencia entre el brillo del cielo antes y después de la medianoche, al reducir la intensidad de las luminarias públicas a la mitad. De esta manera confirmamos esta hipótesis inicial.
Sin embargo, de las medidas realizadas con los fotómetros, encontramos que el cielo de Santa Cruz de La Palma no era tan “oscuro” como suponíamos antes de iniciar investigación, al menos en las inmediaciones de nuestro colegio. Este “descubrimiento”, que contradecía otra de las hipótesis iniciales de que la contaminación lumínica, en el entorno del colegio, en la pequeña ciudad de Santa Cruz de la Palma, fuera casi del mismo nivel que la contaminación lumínica de una gran ciudad, nos sorprendió notablemente.
Este resultado nos llevó a solicitar al ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma el cambio de las luminarias que se encuentran en la calle de acceso al colegio, ya que estas no estaban adaptadas a la ley del cielo y emitían luz blanca y con más intensidad de la necesaria durante la noche, para de esta forma adaptarlas a las luminarias respetuosas con el medio ambiente, el ahorro energético y el cielo oscuro. De conseguir el cambio, lograríamos mejorar la oscuridad del cielo nocturno del entorno, adaptaríamos las lámparas a la ley de protección del cielo canario y contribuiríamos al ahorro energético y a la lucha contra el cambio climático.
El ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma atendió durante el curso 2017-2018 nuestra petición y dichas luminarias fueron sustituidas por lámparas leds naranjas.
Una vez realizado el cambio en mayo de 2018 y empezadas las medidas de oscuridad del cielo nocturno, estamos en condiciones de afirmar que la medida de la oscuridad del cielo nocturno del entorno ha mejorado apreciablemente. Suponemos que toda la diferencia entre las medidas no es debida al cambio de lámparas, ya que suponemos que influía la luz indirecta proveniente de las luminarias no adaptadas, es decir, la mejora no solo corresponde al cambio realizado en las farolas. Esperamos poder presentar este nuevo análisis y sus conclusiones a lo largo de este curso que comienza para confirmar las nuevas hipótesis establecidas.
Desde estas líneas, también queremos agradecer la inestimable ayuda prestada desinteresadamente en este proyecto educativo a don Jaime Zamorano y todo su equipo de la Universidad Complutense de Madrid; a don Sergio Matos, alcalde de Santa Cruz de La Palma, por entender nuestra petición y llevarla a cabo; a don Federico de la Paz, de la OTPC, por sus consejos y recomendaciones sobre contaminación lumínica.
Y, por último, agradecer a la comunidad educativa del colegio Santo Domingo de Guzmán y a su equipo directivo la ayuda y comprensión mostrada para desarrollar este proyecto educativo.

En la prensa digital 


No hay comentarios:

Publicar un comentario